Calenturas o herpes labial.

Hay muchas personas que son propensas a sufrir las molestas calenturas cada cierto tiempo. Aunque no es más que una pequeña sesión de la piel de apenas importancia, sí que resulta bastante molesta e incómoda, además de antiestética.

Las calenturas o “herpes labiales” es una enfermedad muy extendida causada por la infección del virus “Herpes simple”. Se trata de una dolencia diseminada por todo el mundo. De hecho se calcula que aproximadamente el 85% de la población está infectada por este virus que, una vez contraído, permanece latente en nuestro organismo para hacer acto de presencia en determinadas ocasiones.

¿Cómo se manifiestan las calenturas?

El herpes labial se hace visible a través de ampollas que al cabo de unos días se abren y forman una herida que desaparece en una semana aproximadamente sin dar problemas. Raras veces dejan alguna cicatriz al tratarse de úlceras muy superficiales.

En los primeros días de su formación, es decir, durante la aparición de las ampollas, los síntomas son de dolor, picor y quemazón. Incluso es muy probable que ocasione la inflamación de alguno de los ganglios del cuello como respuesta a la infección.

En pocas ocasiones puede producir algunas décimas de fiebre.

herpes-labialis1

¿Cómo se contagia?

La capacidad de contagio es muy alta. De hecho se puede transmitir incluso antes de la aparición de la ampolla. Se transmite por contacto directo con los labios de otra persona y a través de la saliva. Además una misma persona puede diseminar la lesión a otras zonas del cuerpo en el caso de que se rasque la herida, de tal forma que en caso de haber tocado la úlcera, es aconsejable lavarse las manos.  Ante todo hay que tener cuidado cuando la persona afectada se encuentra delante de personas inmunodeprimidas, bebes o mujeres embarazadas, ya que pueden  presentar complicaciones más graves en caso de contagio.

Tratamiento de las calenturas.

Por lo general, se trata con pomadas que se aplican sobre la úlcera y que actúan de forma eficaz frente al virus. En muy pocos casos, sólo en los más severos, se requiere tratamiento por vía intravenosa. En la farmacia además, existen parches que a diferencia de las pomadas, apenas son visibles.

Cómo hemos comentado antes, aunque la lesión cutánea desaparece a los pocos días, el virus no muere, sino que se queda de por vida en el organismo esperando el momento propicio para volver a dar la cara.

¿Cómo podemos prevenir las calenturas?.

Aunque es imposible prevenirlas una vez que el virus se instala en nuestro cuerpo, sí que se pueden adoptar ciertos hábitos para reducir el riesgo en cuanto a su reaparición.

12702992845_0074a5a3fc_m

Al ser un virus que suele manifestarse en momentos en que el que nuestro organismo se encuentra bajo de defensas, todo comportamiento que implique un fortalecimiento de las mismas es un buen aliado para luchar contra él.

Entré estos hábitos se recomienda dormir lo suficiente, evitar el estrés en la medida de lo posible, llevar una alimentación adecuada y unas costumbres de vida saludable que ayuden al sistema inmunitario.

 

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No comments yet.

Deja un comentario

+ 73 = 83