Colon irritable.

El colon irritable es un cuadro crónico cuya denominación exacta es “síndrome del intestino irritable”.

Es un trastorno muy común del intestino, siendo tan habitual, que se estima que aproximadamente el 30% de las visitas de las consultas llevadas a los gastroenterólogos, tienen relación con esta dolencia. Según el país puede llegar a afectar al 20% de la población, aunque también es cierto que en la mayoría de los casos se trata de una sintomatología leve que se da de forma puntual. Así que, para considerar que una persona sufre de este síndrome, los síntomas se deben prolongan al menos 3 días durante más de 3 meses.

13769051423_dfe0995dcb_z

La edad en la que se manifiestan las primeras molestias corresponde a la edad adulta, siendo por sexos más común en las mujeres en una proporción de 2 a 1.

Los motivos por los que se presentan los cuadros de colon irritable no están claros y no existe un mecanismo único que explique por qué este tipo de pacientes sufren estos síntomas de forma continua. No obstante parecen existir algunos indicios que relacionan esta enfermedad con factores de tipo psicológico, incluso el estrés y la ansiedad parecen agravar los síntomas.

Síntomas del colon irritable.

– Dolor abdominal no localizado.

– Diarrea o estreñimiento (o los dos casos de forma alterna).

– Gases.

– Sensación de saciedad excesiva tras las comidas.

– Sensación de evacuación insuficiente.

Evidentemente, será el médico quien determine si el paciente está sufriendo los síntomas de esta dolencia, realizando las pruebas pertinentes para su diagnóstico.

Cómo combatir el colon irritable.

Lamentablemente, no existe ningún tratamiento eficaz para acabar con este problema, pero sí que podemos llevar a cabo algunas medidas con el fin de evitar que se convierta en algo crónico.

En los casos de fases agudas, no tendremos más remedio que recurrir a medicamentos recetados por nuestro médico, como pueden ser laxantes, antidiarreicos, comprimidos para aliviar el dolor, etc.

Sin embargo, el factor que debemos tener más en cuenta para evitar estos molestos síntomas, es llevar de forma estricta una alimentación equilibrada, para evitar los síntomas. Es decir, resulta especialmente importante la prevención.

Como medidas preventivas podemos enumerar.

– Limitar comidas que provoquen gases, tales como legumbres, brócoli, repollo o coliflor.

5107660404_761860db97_z

– No abusar de alimentos que contengan exceso de azúcar, edulcorantes artificiales y conservantes.

– Evitar bebidas que estimulen un exceso la actividad intestinal, como café o bebidas con cafeína, té y bebidas gaseosas.

– Hacer cinco comidas al día con cantidades no muy copiosas y en la medida de lo posible y de lo que nos dejen las obligaciones diarias, hacerlo de forma pausada y relajada.

– Hacer ejercicio regular, ya que produce una mejora de nuestro tránsito intestinal además de liberar nuestra carga de estrés, responsable de que estos síntomas a menudo sean más agudos.

images (3)

– Dependiendo de si la enfermedad cursa con estreñimiento o diarrea, tomaremos un tipo de alimentos u otros. Tomaremos alimentación alta en fibra en caso de estreñimiento y productos astringentes en supuestos de diarrea.

– Eliminaremos por completo el consumo de bebidas alcohólicas y el tabaco.

 

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No comments yet.

Deja un comentario

2 + = 4