El desayuno y su importancia

Todos hemos oído la frase típica “el desayuno es la comida más importante del día”. Aunque suena a tópico, en este artículo vamos a tratar de explicar los motivos principales por los que este dicho es una verdad incuestionable.

Aunque probablemente no nos demos cuenta debido a que hemos estado durmiendo durante toda la noche, tenemos que ser conscientes de que llevamos muchas horas sin comer (probablemente más de diez horas), y nuestro cuerpo se encuentra bajo mínimos de glucosa, que es considerada como nuestra gasolina.

descarga2

Si no tomamos un buen desayuno, aunque hayamos dormido y descansado bien, no proveeremos a nuestro cuerpo con el aporte necesario para realizar las tareas del día a día.

Muchas veces las prisas, la falta de apetito o simplemente la pereza, son las responsables de que muchas personas se salten el desayuno o bien lo hagan de una forma inadecuada o insuficiente.

Según una encuesta nacional de salud, se estima que solamente la mitad de los españoles hace un desayuno completo en casa, mientras que el otro 50% se divide entre los que desayunan fuera de casa, lo hacen de forma insuficiente o simplemente no desayunan en absoluto.

Probablemente mucha gente piensa que saltarse el desayuno no es tan grave, ya que creen que son capaces de compensar esta falta durante la comida merienda y cena, pero esta creencia resulta del todo errónea.

A parte de que hemos permanecido durante una mañana entera sin “combustible” para realizar el trabajo físico y mental, de modo que aunque no lo notemos seguramente no hemos rendido como deberíamos, el hecho de saltarnos el desayuno puede acarrearnos algunos problemas de salud si lo convertimos en un mal hábito.

No en vano, estamos fortaleciendo un desorden alimenticio más grave de lo que muchos pueden llegar a creer.

descarga

Uno de los mayores riesgos, aunque pueda sonar contradictorio, es el del sobrepeso. Según un estudio efectuado por el Ministerio de Sanidad, la tasa de obesidad es superior en individuos que no desayunan. Se cree que es debido a que el desayuno ayuda a prevenir el picoteo compulsivo entre horas. Está comprobado que es mejor cinco comidas al día de cantidades moderadas que atiborrarnos en dos o tres ingestas diarias.

Por supuesto que los riesgos de enfermedades asociadas a la obesidad y al sobrepeso serán patentes en estos casos. Estamos hablando de colesterol, triglicéridos, diabetes, y en el peor de los casos problemas cardiovasculares.

Otro factor a tener en cuenta es el estado anímico. Parece ser que la ausencia de glucosa provoca que nuestro cuerpo, al estar bajo mínimos, se ve obligado a quemar otro tipo de reservas de emergencia, de tal forma que se produce un desorden en nuestro organismo, produciéndose como consecuencia alteraciones en nuestro estado de ánimo y humor.

Por último, aunque esto parece obvio, la dieta debe ser variada y debe incluir  sobre todo, zumos naturales, frutas, cereales y lácteos.  En la medida de lo posible debemos limitar el consumo de bollería industrial y los alimentos altos en grasas.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No comments yet.

Deja un comentario

8 + 2 =